Blog

Madrugar para ser más productivo

job-3677972_960_720

Hemos escuchado muchas veces el dicho de “a quién madruga dios le ayuda”, pero ¿de verdad madrugar nos ayuda a ser más productivos? Hay muchas personas que lo afirman y otras tantas que lo desmienten. Por tanto en este post nombraremos los beneficios de madrugar y analizaremos si de verdad es tan beneficioso. 

Todos sabemos que madrugar no es fácil, cuando suena el reloj por la mañana lo único que queremos hacer es seguir durmiendo, pero decir “cinco minutos más” y seguir posponiendo las alarmas es lo peor que podemos hacer. ¿Por qué? Porque en ese tiempo que seguimos posponiendo las alarmas no estamos descansando, nuestro cuerpo vuelve a relajarse durante un breve instante para después sobresaltarse de nuevo con la alarma y así sucesivamente. Por tanto, lo mejor que podemos hacer es, levantarnos con la primera alarma y así no perder ni un minuto. ¿Para qué ir corriendo a la ducha, beberte el café de un trago y comer dos galletas cuando puedes levantarte un poco antes y hacer todo eso y mucho más, con tranquilidad? No es necesario que empieces tu día con estrés, corriendo de una lado para otro, puedes empezar tu día de otra forma. 

 

Seguramente te preguntarás ¿qué tanto más podría hacer por las mañanas? Hay muchas cosas que podrías hacer y que harán que tu día sea más productivo, como por ejemplo: 

  • Hacer ejercicio. Está demostrado que haciendo ejercicio por las mañanas antes de empezar tu rutina laboral conseguirás acelerar tu metabolismo, darle energía a tu cuerpo para afrontar tu día, segregar hormonas de la felicidad, quemar más calorías que haciendo ejercicio por la tarde, etc. 
  • Tomar una ducha fría. Tomar una ducha de agua caliente hará que tu cuerpo se relaje, por tanto termina tu ducha con agua fría y quédate unos cuantos segundos. Si no lo has probado aún, hazlo, no dudes de sus beneficios. 
  • Desayunar tranquilamente y de forma saludable.  El desayuno es la comida más importante del día y la que nos dará las energías suficientes para empezar afrontar las adversidades de la mañana hasta la hora de comer. Un buen desayuno debe contener proteínas y muchas vitaminas. No es recomendable tomar dulces, procesados y muchos azúcares, ya que no obtendremos de ellos los nutrientes necesarios. 
  • Planificar tu día y marcar objetivos. Si te despiertas temprano, tendrás tiempo de poner tu agenda al día, planificar tu jornada laboral y marcarte objetivos. Eso sí, no te olvides de los descansos, lo ideal sería 10 minutos cada 2 horas, si te resulta imposible, intenta programar un descanso después de una reunión larga y estresante. Márcate objetivos a conseguir a lo largo del día, objetivos reales y alcanzables siempre teniendo en cuenta tu horario y tus posibilidades. Ya verás la satisfacción que obtendrás al ir tachando cada unos de tus objetivos.
  • Meditar. Muchas veces nos olvidamos de nuestra salud mental y ese es un grave error, por eso tómate unos minutos para meditar y focalizarte en lo positivo, no tardarás en ver los beneficios que te aportará. 

 

¿Aún no ves claro eso de madrugar? A continuación te mencionaremos algunos de los beneficios que te aportará el hecho de madrugar: 

  • Tu salud mental se verá beneficiada. Las personas que madrugan son más positivas, optimistas, proactivas y productivas. Te resultará mucho más fácil concentrarte y enfocarte en lo que de verdad importa y también aumentarás la calidad de tu trabajo. 
  • Mejorarás tu salud física. Al disponer de más tiempo por la mañana, disfrutarás de un desayuno tranquilo y saludable, así como de hacer ejercicio antes de empezar tu jornada. 
  • Tu calidad de sueño mejorará. Gran parte de los madrugadores tienen una rutina de sueño asentada, se van a la cama a la misma hora y se levantan a la misma hora todos los días. No variar la rutina de sueño es muy bueno para tu reloj interno, ya que al estar acostumbrado, te despertarás sin necesidad de despertador. 
  • No más estrés innecesario. Hay estudios que indican que las personas que no madrugan son más propensos a sufrir estrés y depresión. Piensa en los atascos matinales, llamadas de teléfono sin cesar…podrías olvidarte de todos estos inconvenientes llegando antes al trabajo.
  • Aumentará tu productividad, siempre y cuando hayas descansado bien y hayas dormido las horas necesarias. Si es así, estarás cargado y preparado para todo lo que se te venga encima. Al levantarte temprano, sufrirás menos estrés, interrupciones y distracciones, harás más en mucho menos tiempo. 

 

Para terminar de convencerte, ¿sabías que las personas con más éxito son madrugadoras? 

Las personas más exitosas atribuyen su éxito al hecho de madrugar, ya que les ayuda a aprovechar mejor la mañana, hacer ejercicio, meditar y realizar algunas tareas pendientes antes de reunirse con su equipo. 

 

Si ya te has convencido y quieres pasarte al equipo de los madrugadores, pero no sabes cómo conseguirlo, nosotros te damos unos consejos que ayudarán: 

  • Hay que hacerlo de forma progresiva, no puedes pretender cambiar tu reloj biológico de la noche a la mañana. Piensa que una persona adulta necesita dormir entre 6 y 9 horas para estar totalmente descansada, si no duermes esas horas, madrugar no te servirá de nada. Por tanto, nosotros te aconsejamos, a que empieces a irte a dormir cada día un poquito antes y te despiertes un poco antes que el día anterior hasta conseguir tu horario objetivo. 
  • Evita irte a dormir tarde o despertarte tarde, saltarte tu rutina no es nada aconsejable, ya que tu reloj biológico se vería afectado. 
  • Cuando suene la alarma, no la pospongas y te quedes en la cama, sal inmediatamente de ella. 
  • Establece tu propia rutina.
  • Date una ducha para espabilarte. No olvides terminar tu ducha con agua fría. 
  • No abuses de las alarmas, con una es más que suficiente.  

Nosotros lo hemos probado y hemos obtenido los beneficios de madrugar. ¿Qué tal si lo intentas y nos comentas tu experiencia? 

Sin comentarios

Escribe un comentario